Avisar de contenido inadecuado

El lector

{
}

El lector

      Durante la visita del Dr.Rivas a "El Unicornio", se tomó como eje de conversación el tema del lector. Tomamos como puntos de partida para el diálogo algunas obras y autores clásicos: "Madame Bovary" de Flaubert, "El poema de los dones" de Borges y "Cartas de mamá" de Cortázar.
       No fue casual invitarlo para tratar dicho tema: quienes hacemos el programa de radio lo conocemos desde la época cuando era catedrático del Profesorado de Castellano, Literatura y Latín de esta ciudad, y si hay algo que nos impresionó siempre (como a la mayoría de los que lo conocen) es su calidad como lector.
       Desde luego, el abordaje de obras y autores como los mencionados no puede dar lugar a un análisis exhaustivo en los escasos 60 minutos de la emisión radial. Menos aun con el anecdotario rico que siempre despliega Rivas en sus charlas y que es apasionante escuchar.

MADAME BOVARY: LA INFLUENCIA DE LA LITERATURA SOBRE EL LECTOR
       ¿Cuánto puede influir la literatura en la vida del lector? ¿En qué medida puede transformarla? Cuando se piensa en esta cuestión se piensa inmediatamente en el caso de Don Quijote; es el ejemplo prototípico. Y seguidamente es posible que se lo asocie con su versión femenina francesa, Emma Bovary.

       Rivas: "Es interesante lo que hace Flaubert. Así como Don Quijote leía los libros de caballería del pasado y los quería trasladar a su tiempo y fracasaba, Emma Bovary lee libros románticos y quiere que el mundo en que vive, que no es para nada romántico, repita ese mundo imaginario. Entonces ella vive escapando permanentemente hacia adelante."

       En cierto modo, el éxito de los libros denominados "de autoayuda" son la prueba de que se cree que una lectura puede influir en la vida de las personas. Pensemos también en el "escándalo" de "El código Da Vinci", una novela que preocupó seriamente a la iglesia cristiana; en los libros que los totalitarismos de todas las épocas buscaron prohibir y aun destruir (en un nivel más dramático que el escrutinio de la novela de Cervantes); pensemos en las obras literarias que iniciaron géneros, corrientes y aun períodos culturales; en los fanáticos que hicieron lecturas particulares, distorsionadas, interesadas incluso. Los ejemplos se multiplican y el lector de estas líneas estará seguramente agregando otros ejemplos en su mente.
       Pero "Madame Bovary" también es ejemplo de la literatura, del arte, como evasión. En la novela se verifica un doble movimiento: primero de la literatura a la realidad. Esto hace que la realidad en que Emma vive, le parezca demasiado chata; y emprende entonces un segundo movimiento de vuelta a la literatura, esta vez para escapar.

       Rivas: "Esta es una de las vertientes de la lectura: el leer para escapar, el leer para evadirse; es un poco lo que ocurre ahora con internet o puede ocurrir también con la televisión. Por ejemplo, ¿por qué tienen tanto éxito las novelas en nuestro tiempo y sobre todo las novelas largas? Una persona me decía: 'Yo me meto en una novela de seiscientas páginas y durante seiscientas páginas estoy fuera de la realidad.' (...) Vive otras vidas, que ese es el secreto que da Vargas Llosa cuando le piden que explique de dónde surge el novelista y el dice: 'Muy simple, nosotros vivimos una sola vida; a través de la novela podemos vivir muchas vidas distintas'. Lo mismo cuando se la lee.
       "El momento de la lectura es un momento único. Veamos un ejemplo muy simple: Supongamos que alguien vive en un barrio de los alrededores de Santiago, una alumna a la que le dicen: vos vas a tener que leer para mañana, para la clase, el episodio de la cautiva de 'Martín Fierro'. Entonces esta chica sale de su casa, toma el colectivo, en el colectivo encuentra al chofer que maneja el colectivo, el rostro del que está sentado con ella, baja en la avenida Belgrano, se cruza con un vendedor, se cruza con la gente, tiene que esperar en una esquina, pasan autos, hay ruidos, llega y entra en la biblioteca, se acerca a una persona que tiene también un rostro, está vestida de un modo particular y le pide el 'Martín Fierro', lo buscan, lo encuentran, lo abre, y entonces se sienta esta chica en la biblioteca '9 de Julio' de Santiago del Estero, en la calle Buenos Aires, en una mesa posiblemente marcada, escrita por chicos y se pone a ver un episodio que está escrito por una persona que murió hace muchos años y que la escribió muy lejos de aquí y pensando en otra realidad. Digo el 'Martín Fierro', pero supongamos que quiera leer la 'Divina Comedia' o la Ilíada o la Odisea de hace 2000 años, o el Antiguo Testamento. En ese momento es cuando entra en contacto aquella época con esta, en ese momento se produce la magia (...). Aquel lejano autor, que tuvo su ilusión o lo que fuera y utilizó (esto es interesante verlo) el elemento más frágil que existe: la palabra, porque la palabra va cambiando de generación en generación, de persona en persona (como cuando con un apelativo cariñoso llamamos a un ser querido, tiene un significado especial para esa persona pero para los demás, no) (...)."

UN GRAN ESCRITOR, UN GRAN LECTOR

      A propósito de "El poema de los dones", nuestro invitado comentó, entre otras cosas:

      Rivas: "Borges fue director (de la Biblioteca Nacional) siendo ciego. Una gran paradoja. Y antes que él, varias generaciones antes, había sido director Paul Groussac, que también había sido ciego. Entonces se daba esa ironía tremenda y por ese motivo escribe este poema. Pero él me contó una vez que más tarde se había enterado, y le pareció más increíble, que el primer director, José Mármol, también había muerto ciego. Una gran paradoja, que tres ciegos estuvieran a cargo de una misma biblioteca."

      Mucho se ha debatido y reflexionado acerca de las cualidades innatas de un escritor (así como las de cualquier artista). Dejemos de lado la cuestión de si el escritor nace o se hace, y llevémosla al plano de la lectura: el lector ¿nace o se hace? (yendo, desde luego, más allá del mero aspecto mecánico).

      Rivas: "Creo que una persona tiene 'tendencia para'. La alfabetización sin formación, que es lo que se ha multiplicado lamentablemente en esta sociedad de consumo en que vivimos, es pernicioso al máximo."

      Se podría decir que la falla está en un desarrollo incompleto, superficial, de la competencia lectora. Probablemente don Quijote y Emma Bovary no habrían sufrido los golpes que sufrieron en sus vidas, si hubieran sido "mejores" lectores. Si no he desarrollado mi capacidad para leer más allá del texto mismo, el contexto, paratexto, entre líneas, las connotaciones, los posibles niveles semánticos, segundos y terceros sentidos, seguramente me encuentre en una posición de vulnerabilidad.

      Quiénes hacemos "El Unicornio" ejercemos la docencia en instituciones de esta ciudad, y frecuentemente escuchamos opiniones acerca de lo que la escuela debería hacer con los niños y jóvenes de hoy. No es la culpable de todos los males, no es la única responsable de la formación de las personas, ni es una panacea que va a solucionar los problemas de accidentes de tránsito, adicciones, contaminación ambiental, corrupción, desintegración familiar, etc., etc, pero sin dudas le compete dar las herramientas necesarias para aprender a leer todo tipo de textos: desde decodificar adecuadamente las señales viales hasta captar la intencionalidad de un simple discurso coloquial, cotidiano, de alguien que nos ofrece un trago, hasta un discurso político o publicitario.             Ahora bien, en cuanto al texto específicamente literario, nos preguntamos: ¿cómo se debe enseñar la literatura?

        Rivas: "A ese libro cuando me lo hicieron leer en la escuela no me gustó porque era una obligación; pero después, cuando crezco pasa el tiempo, ahora lo leo y me gusta. (...) Los textos son a veces perniciosos, terribles, cuando a los chicos se les quieren leer textos que son aburridísimos. Yo creo que para la lectura hay que crear un poco la necesidad, el interés."

      En realidad, esta situación que prácticamente todos conocemos admite al menos dos interpretaciones. Por un lado está la cuestión del cuestionamiento de las autoridades propio de estos tiempos, que hace que el docente sea visto (sobre todo a partir de la adolescencia) como alguien a quien hay que oponerse a priori, alguien de quien hay de desconfiar por el solo hecho de ser un adulto. Lo mismo para la escuela misma, como institución. Esto es así: es diferente que a un libro lo recomiende un par, a que lo recomiende un adulto. Pero por otro lado, está la indudable necesidad de adecuar las lecturas, como dice Rivas, a la necesidad e interés de los alumnos; sin que esto signifique, claro, resignarnos a pensar que necesariamente se van a aburrir con un texto clásico o complejo, o que vamos a tener que leer solo "Harry Potter". Ni subestimar a los chicos ni pretender imponerles el gusto por algo.

      Rivas: "Borges decía algo, el padre lo decía y él lo tomaba, si vos empezás a leer un libro y no te interesa, dejalo, eso es fundamental.

      "La motivación que tendría que aparecer en la escuela o sobre todo en los grandes medios de quienes imponen los modelos: ¿Cómo se puede estimular a una generación de lectores? Muy sencillamente. Eso ocurrirá cuando las personas que tengan presencia pública importante se conviertan en lectores. ¿En qué reside la gran revolución de Sarmiento? Cuando él demuestra que el presidente de la república es un lector, y que lee y que escribe, entonces es un modelo a seguir. Ahora bien, si aparece una actriz y empieza a contar sus romances con fulano, con mengano y sutano, y es una pregunta recurrente que aparece en los medios, y no hay nadie que le pregunte qué está leyendo... Fíjense que cuando Chávez le entrega a Obama "La venas abiertas de América Latina" de Galeano, se convierte en un super best-seller internacional, ocupaba el puesto 60.000 y pico en Amazon y pasa a ser el 2º por el hecho de que la gente ve, de que hay alguien que lo está mostrando. (...) Los pueblos copian los modelos de quienes tienen el poder de imponerlos. (...) Si el modelo es bueno, la respuesta de la gente va a ser buena (...) Es una cosa muy simple. Si pongo como modelo a un jugador de fútbol que dice malas palabras, que aparezca en tv y lo sigan los medios (puede ser un artista o un político) qué podemos pedir como resultado de los que están abajo, evidentemente imitan eso, creen que ese es el modelo. ¿Por qué si ellos hacen eso yo no puedo ser así?"

      Sin dudas, el tema del lector da para mucho más, pero quisimos al menos dejar testimonio de una parte de la charla con el Dr.Rivas y reflexionar a partir de ello. El lector de nuestro blog, seguramente hará ejercicio de su propia competencia y tendrá mucho más para decir...

{
}
{
}

Deja tu comentario El lector

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre