Avisar de contenido inadecuado

Melcy ocampo

{
}

      ¿QUIÉN ES MELCY?
      Antes de recibir a cada invitado en la radio, hice siempre todo lo posible por tener un encuentro previo, una charla, café o mate de por medio, con dos objetivos básicos: romper un poco el hielo antes de la entrevista al aire, y completar el perfil del entrevistado para hacer una presentación menos fría, no tan formal.

      ¿Cómo fue mi primer encuentro con ella? Me esperaba en su casa junto a su hijo. Me abrió las puertas de su hogar con una cálida hospitalidad y comencé de a poco a entrar en su vida. ¡No por nada su nombre suena a “miel”!

      Incentivada por mi curiosidad, por mi deseo de formarme una imagen de la primera mujer que visitaría “El Unicornio”, ella comenzó a mirar su pasado, y recordó el patio de su casa de la calle Alsina, el patio del encuentro, un lugar para reuniones de los amigos de su padre, Damián (“un santafesino de verdad, guitarrero de ley” lo nombra). De su mente comenzaron a brotar las imágenes, que casi se materializaron ante mis ojos, de noches inolvidables de música, cantos y bailes que fueron moldeando su alma de niña. Este ambiente poblado de voces, sonidos, emociones, marcó un camino que la llevó años más tarde a descubrirse poeta. Descubrió así su lugar en el mundo. La poesía la eligió.

      Blanca, su madre, colaboraba en su futuro: Luego de algunos años de piano en la Escuela de Música, le sugirió dejar esto momentáneamente para continuar otra carrera. Ingresó así al profesorado de Lengua y Literatura. Aquí conoció a Alfonso Nasif, el poeta, en ese entonces compañero de clases y después, de la vida. Las casualidades no existen, los destinos se van trazando, cruzando a veces, para alcanzar a partir de ellos los deseos más profundos. Es curioso pensar que yo también cursé el mismo profesorado, años después, y hasta es posible que nos hayamos sentado en el mismo banco.

      Luego de leer unos poemas sueltos que ella había dejado en sus apuntes, Alfonso la invitó a participar en reuniones de escritores de la época, como Germinal Rava, Cristóforo Juarez, Blanca Irurzun, Clementina Rosa Quenel entre otros. ¡Qué nombres! ¡Por favor! A partir de aquí, todo ese estímulo que recibió de niña se plasmó en su escritura que ya nunca la dejó, para convertirla en una de las poetas reconocidas de las letras santiagueñas.

      Sus antecedentes son innumerables. Obtuvo numerosas distinciones. Está incluida en antologías, como “Cien poetisas del NOA”, Poética Argentina del Fondo Editorial Bonaerense. Ha representado a Santiago del Estero en encuentros de escritores en La Rioja, Córdoba, y Tucumán. Durante sucesivos años ha participado en recitales, charlas y mesas redondas en la Feria Internacional del Libro. Ha publicado su libro ”Perpetuidad del Angel”, y “Encuentro Cardinal”, poemario compartido con los poetas Jorge Rosenberg, José Groso, y Marcela Curi. Tiene un par de libros inéditos: “Las bodas del invierno” y “Memoria de una Resurrección”.(1) Es innegable la huella que dejó desde aquella época en esta madre tierra de poetas. Y ella también lo fue: Un día la despertó Felipito y le dijo “mamá”, le acarició tiernamente su oreja mientras la miraba para reconocerse suyo. De esto ya hace diez años. Diez años entre paseos, caramelos, deberes y juegos. Felipito la hizo feliz, la hizo mamá. Así como la hizo feliz Felipe, su esposo, quien la honró siempre como la gran mujer que es y como una gran artista con un nombre propio.

      Aquí tenemos en su voz, un poema, “Retablo de ternura”, que muestra claramente ambas cosas: su calidad como artista y su plenitud como mujer y madre. ¡Gracias, Melcy, por compartir un poco de tu mundo con nosotros!

(1) Otra vez tenemos que decir lamentándonos: ¿¡por qué tantas obras no llegan a ver la luz, como hijos que no terminan de parirse?! ¡¿Por qué no podemos tener esos libros para hojearlos, marcarles las partes que nos llaman la atención, tenerlos en la mesa de luz y leerlos por las noches, prestárselos o recomendárselos a nuestros amigos?! ¡¿Por qué no son nuestros, por qué no completan su ciclo en nuestros ojos!?

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Melcy ocampo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre