Avisar de contenido inadecuado

Lo racionalmente irracional de la literatura de Pablo Gramajo

{
}

Lo racionalmente irracional de la literatura de Pablo Gramajo

        ¿Existen las casualidades? Una frase muy difundida suele decir que la casualidad no existe sino que es la firma de Dios cuando quiere permanecer en el anonimato. En rigor de verdad, podemos afirmar que no existen. Un pequeño juego de palabras muy común suele asegurar que lo que existe en realidad son las causalidades. Todo tiene un porqué. Lo que pasa es que a veces desconocemos la causa que ha producido ese efecto seguramente inesperado, o la misma naturaleza inesperada de esa concurrencia de causa y efecto haga que a veces le atribuyamos un carácter azaroso o casi mágico.
        Por eso, ciertamente no es casual que Pablo Gramajo haya elegido la frase “Lo racionalmente irracional” para titular su primer libro impreso. En ese título encontramos algunos rasgos que caracterizan su escritura, su estilo, y que tienen que ver con una personal percepción del mundo.
Uno de esos rasgos es el uso del oxímoron, que Pablo parece deleitarse en utilizar, porque le permite poner en evidencia la particular naturaleza del amor (uno de sus temas favoritos y tema central de este poemario), en el que se complementan dos seres:

                                            "(...) Mi hiel / buscaba tu miel." (poema V)
                                 "(...) La alegría con la tristeza hicieron un acuerdo." (II)
                                               "El mar era una gota en tus manos (...)." (XI)
                          "Al fin conocí (...) el amor que junta lo desigual..." ("Ser que 'es' ")

        Ya había expresado esta visión en "La libertad y la locura en el amor", un texto híbrido, entre ensayístico y lírico (otra manifestación antitética si se quiere, muy al gusto de Pablo). Aquí confrontaba la concepción del amor de Platón en "El banquete" y de Eric Fromm en "El arte de amar": para el griego antiguo, predominaba la idea de un sentimiento que afecta al hombre desde afuera, por una flecha de Eros, fatal; en cambio para Fromm, es un arte que el hombre puede aprender, practicar y ¿por qué no? dominar. Ambas concepciones coinciden sin embargo en la necesidad del otro para completarnos: Platon hace referencia a un ser andrógino originario, dividido en dos partes que se buscan, que quieren reunirse; y Fromm introduce la noción de "separatidad", y caracteriza al amor como un hecho paradójico en el que dos seres se hacen uno pero sin perder su identidad, sin enajenarse. Así Pablo escribe en uno de sus poemas: "Volví a ser uno (...) sin perder la libertad." (VIII)
Precisamente, es frecuente que en la poesía de Pablo se dramatice una y otra vez ese tema de la búsqueda del otro que ha de complementarnos. "La extrañaba y no la conocía", plasma la paradoja (en el poema VIII); y habrá referencias recurrentes a las sensaciones que deja esa búsqueda: la ansiedad, a veces una satisfacción pasajera, a veces plena, a veces la desilusión, el fracaso, el dolor.
        Pero no sólo en el contenido de la literatura de Pablo podemos encontrar el oxímoron, sino también en la forma misma. Si bien, él prefiere para expresarse una forma casi tradicional; si bien busca que el mensaje que quiere transmitir sea claro (a veces incluyendo algunas explicaciones en el mismo texto), mayormente unívoco, se maneja con un sustento ideológico, filosófico (la Filosofía es uno de sus grandes amores) que la enriquece y le da una coherencia más que respetable. Combina la sencillez/ingenuidad del tema (que para muchos lectores de una poesía "de ruptura" que es común encontrar en la actualidad, pueda parecer ligero, hasta cursi) con la complejidad/intencionalidad del sustento ideológico.
        ¿Enrulamos el rulo? Es como si él hubiera captado también la separatidad en el discurso humano mismo, y sus textos fueran una expresión de búsqueda de reencuentro entre las diversas formas de un discurso que es uno y plural a la vez. Si hilamos fino, lo racionalmente irracional es propio de toda la literatura, del arte mismo, es uno de los rasgos que lo definen. Y si vamos más allá, es lo que define al hombre mismo...
        "La poesía es ambigua por sobre todas las cosas", nos dijo Pablo en ocasión de su visita a "El Unicornio", “pero es bueno eso porque la poesía puede potenciar a la interpretación infinita." Y tiene muy presente la cuestión de la recepción: "La poesía hace eso, dice cosas pero a su vez va ocultando y va desenvolviéndose o revelándose de acuerdo con los lectores."
        En cuanto a la génesis de su poemario: “El librito lo estuve trabajando casi nueve meses, iban tomando forma unas poesías y encima iban tomando una línea, que iban hablando casi de lo mismo, y decidí por qué no editarlo y creo que hay que ser atrevido ante la realidad.” No se detuvo ante los posibles o ciertos comentarios: “¿¡Cómo vas a sacar un libro vos, joven que no sabes nada!? Pero desde qué lugar se paran para decir que uno no sabe nada, que uno es poeta, que otro no es poeta.” Un poco desafiante, un poco rebelde y con mucho de libertad escribe y comparte su producción, sin dejarse paralizar por los miedos que muchas veces suelen cohartar nuestras voces.
        Oscilando entre sus dos grandes amores, Pablo descubrió que la poesía puede expresar lo que la filosofía en ocasiones no puede; pero aun así, en su escritura es evidente que él considera que los postulados científicos tienen su costado poético.
        A continuación incluimos dos grabaciones que preparamos de su textos: en primer lugar, el poema XI, extraído de su poemario

 
Powered by Podbean.com

        Y en segundo lugar, "Ella, yo y las matemáticas" (no perteneciente al poemario), una de sus obras que más nos gusta de esta primera etapa de su producción.(1) Este puede servir de ejemplo cabal de todo lo dicho en este artículo. Pablo parte del tema del amor (es más, dice que, como muchos escritores, su aproximación a la poesía fue motivada por un amor frustrado). El título mismo es significativo, es como una variación de "Lo racionalmente irracional". Sirve de anuncio claro de que estamos ante un texto literario y no científico, sin embargo el comienzo, teórico, informativo, confunde: pero promediando su desarrollo, se transforma y poco a poco se sumerge en el lirismo. Ojalá lo disfruten... 
 

(1) En las más recientes a las que pudimos tener acceso, se nota la influencia de su adhesión política a la izquierda.


 
{
}
{
}

Deja tu comentario Lo racionalmente irracional de la literatura de Pablo Gramajo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre